Walter


El pequeño Walter apareció una mañana de Junio en la calle de una urbanización de Salou, dando vueltas sobre si mismo y chocando con la acera. Rosanna y sus peques se lo encontraron cuando iban al colegio, y se quedaron un rato esperando a ver si aparecía la madre. Pero no había ni rastro, ya era de día, y algunas urracas merodeaban intentando hacerle daño, así que lo rescataron.

walter1

Era un bebe, así que estuvieron varias semanas alimentándolo con leche especial hasta que comió solito y entonces llegó la duda… si lo liberaban sin más quizá no era capaz de valerse por si mismo después de haber sido criado a mano. Así que nos escribieron y como estábamos tan cerquita podíamos acogerlo unas semanitas para acostumbrarlo a estar en un entorno natural, que aprendiera a hacerse su nido, a comer insectos,… pero con la seguridad de que no podía correr peligro y podíamos controlar como evolucionaba.

Y así fue como Walter se convirtió en el primer inquilino del Refugio, primero en La guarde y luego incluso en Villa Erizo con Tiggy, y así mutuamente se enseñaron a ser erizos libres y valerse por si solos.

walter3

En cuanto tuvieron el peso adecuado y nos aseguramos que habían aprendido a comer gusanitos e insectos, antes de que llegara el frío y tuvieran tiempo de adaptarse al nuevo lugar, les liberamos juntos en una zona segura en la que habitan otros de su especie para que tengan una vida larga y feliz.

Siempre recordaré lo gordito, achuchable y tímido que era, y lo precioso que fue el momento en que Rosanna y los peques pudieron reencontrarse con él y liberarlo. ¡¡Se muy feliz gordito!!!

walter2