Erizos urbanitas


Esta guía es complementaria a la de «¿Has encontrado un erizo?», pues en ella se detalla todo el proceso para determinar si un erizo necesita ayuda, con quien contactar, como mantenerlo en casa y cómo liberarlo si es necesario. Por favor, no olvides leerla antes o después de ésta, ya que aquí solo hablaremos sobre erizos urbanitas que conviven con nosotros en jardines, parques y solares urbanos pero no repetiremos los consejos que aparecen en la otra.

Es normal, y cada vez mas habitual, que los erizos convivan con nosotros en zonas urbanas. Da la sensación de que son animales que viven alejados escondidos en el bosque y los campos, pero sin embargo se podrían considerar fauna urbana ya que existen muchas zonas a lo largo del país y del mundo en la que éstos pequeños eligen las ciudades o núcleos urbanos para vivir.

Jardines particulares, urbanizaciones, solares y parques son su hogar. Aprovechan el agua del riego y los abundantes insectos de esas zonas, como caracoles o lombrices. Y si se da la ocasión no dudan en robarle un poco de pienso a las mascotas o las colonias felinas. Y para esconderse durante el día, cualquier seto bien tupido es su lugar favorito.

El Parc de la Ciutadella de Barcelona, el monte Benacantil de Alicante o los jardines privados de las urbanizaciones de Pozuelo de Alarcón son algunos ejemplos.

Por eso es habitual que nos lleguen muchos avisos de erizos «en peligro» ya que parece que están perdidos en un lugar que no les corresponde, pero en realidad no siempre debemos actuar y aunque parezca que corran peligro nuestra intervención no está justificada y podría hacerles mas mal que bien.

En algunas ocasiones se puede tratar simplemente de visitas esporádicas y tal como han llegado se vuelven a marchar. Otras en cambio se sienten tan a gusto y con todas sus necesidades satisfechas que se asientan en la zona y acaban formando un núcleo de población.

Debes saber que los erizos son animales solitarios y no se relacionan entre ellos, mas allá del momento de apareamiento o una madre con sus crías durante las primeras semanas, pero el resto del tiempo son totalmente independientes y aunque puedan convivir varios ejemplares en una misma zona no existe una relación ni ningún tipo de cooperación entre ellos.

Así pues, si encuentras un erizo en una de esas circunstancias, no debes molestarlo a no ser que exista un peligro inminente y letal. Por ejemplo, un terreno abandonado donde hay una colonia de erizos en el que van a edificar y van a entrar máquinas pesadas o una urbanización en la que un vecino pone veneno para los gatos. El resto de peligros, como el tráfico o los perros, no se pueden evitar y no son motivo para trasladar a esos animales en la mayoría de casos, pues prácticamente en ningún lugar estarán a salvo de ellos o encontraran otros peligros iguales o peores.

Creemos que en estos casos la mejor aliada es la educación, pues dándolos a conocer podemos crear un vínculo hacia el animal que nos asegura la empatía y respeto de los vecinos hacia estos curiosos visitantes, y comprendiendo mejor sus necesidades y costumbres pueden aprender a convivir en armonía.

Próximamente editaremos un cartel ilustrado con información detallada e importante para que si vivís en una zona urbana en la que aparecen erizos podáis imprimirlo y colgarlo para que los vecinos sepan más sobre éstos animales y podáis convivir y disfrutar de su compañía de la forma mas segura y con menor impacto posible.

Conoces algún caso?

Si conoces algún caso urgente de peligro inminente, recopila toda la información posible del lugar, número de animales, fechas y responsables y escríbenos para poder estudiar la situación.

Recuerda leer la guía «¿Has encontrado un erizo? para tener toda la información detallada y completa sobre los casos en los que un erizo puede necesitar ayuda y cómo proporcionársela.