Refugio


 El REFUGIO de EriSOS es un lugar en el que poder acoger a todos aquellos erizos que necesiten ayuda. Huerfanitos que necesitan aprender a valerse por si solos en un entorno seguro, erizos demasiado débiles o pequeños para pasar el invierno en libertad que solo requieren de un lugar cálido con acceso a alimento durante la época de frío, ejemplares ya recuperados en los centros de recuperación de fauna que tienen que pasar un periodo de aclimatación antes de ser liberados  o erizos irrecuperables que por alguna razón no pueden valerse por si solos pero pueden llevar una vida plena en un entorno seguro.

Tenemos la suerte de que la fundadora de la asociación cede sin ningún tipo de coste una zona de un terreno de su propiedad para poder construir el refugio con la seguridad que da saber que en ningún momento se depende de terceras personas que pueden echarnos fuera ni es necesario invertir un euro en gastos de hipoteca/alquiler inasumibles como pasa en tantas otros proyectos y refugios.

El terreno se ubica en la montaña, en la provincia de Tarragona, rodeado de bosques y campos repletos de fauna salvaje. Es un lugar tranquilo y de paz, alejado de carreteras y zonas urbanas, un lugar perfecto para la recuperación de estos pequeños.

El refugio actual

En 2015 construimos el primer recinto, con capacidad para dos erizos adultos y en 2017 construimos la guarde de Bataka un espacio mas pequeñito para los mas jovencitos o los que tuvieran que estar en cuarentena.

Recinto grande cuando se construyó

Ambas instalaciones nos han servido para ayudar a varios pequeños y con ellas hemos podido comprobar las necesidades reales de estos animales, ver lo que funciona y lo que no y poder diseñar así unas instalaciones finales totalmente seguras y cómodas para ellos y para su mantenimiento.

El nuevo proyecto tiene que cumplir una serie de requisitos para poder así pasar a formar parte de la red de centros colaboradores de la administración para la acogida de fauna salvaje y además necesitamos ampliar la capacidad de acogida ya que son muchos los erizos que pueden necesitar de nuestra ayuda a la vez y no queremos tener que decir que no por falta de espacio.

La guarde de Bataka

Las obras

Aunque nuestros ingresos son realmente bajos, hemos sido muy cuidadosos con cada donativo (gracias por vuestra ayuda!) y hemos podido ahorrar un poquito para empezar ya mismo con la primera fase de construcción.

Lo primero que tenemos que hacer es nivelar el terreno, ya que está en pendiente, y habilitar el acceso desde el camino principal. 

Una vez el terreno esté nivelado podremos empezar a construir el recinto principal, con un vallado perimetral con malla de simple torsión reforzado en la parte inferior para evitar el acceso de pequeños animales (competencia por la comida o depredadores). También estará cerrado por la parte superior para evitar que otros animales puedan acceder desde el aire.

Este recinto estará dividido en diferentes espacios, pudiendo así albergar a varios erizos a la vez. Es importante remarcar que los erizos no pueden convivir juntos durante su estancia en el refugio, y aunque esto aumenta los costes y hace mas complicado su manejo es muy importante para nosotros hacerlo bien y evitar a toda costa el estrés que supondria para ellos estar encerrados con mas erizos en un espacio cerrado, puesto que aunque no es que sean animales territoriales si son solitarios e independientes, y en una situación de cautividad como ésta podría resultarles muy estresante convivir de forma forzada con otros erizos.

Instalaciones de IgelStation en Neuzelle (Alemania), ese será el aspecto del nuevo refugio.

También necesitaremos un pequeño espacio cubierto a modo de almacén y pequeña enfermería para guardar todo el alimento y algunos materiales y medicamentos para hacer curas si fuera necesario. Una pequeña caseta de madera a modo de cobertizo sería suficiente y perfecta.

Los tiempos

En Septiembre empezamos y nuestro objetivo es tenerlo acabado para Noviembre, de manera que podamos acoger a los primeros animales que lo necesiten este invierno y que puedan pasar la época de más frio a salvo con nosotros si lo necesitan. 

Django y Lisa, dos huerfanitos a los que hubo que alimentar a biberón. En la foto ya tenían 6 semanas, edad del destete y cuando abandonan el nido. En cuanto comprobamos que era capaces de comer por si solos, cazar y hacerse su nido los pudimos devolver a la naturaleza en un lugar seguro. 

Pero lo rápido que podamos hacerlo dependerá solo de la disponibilidad de fondos que tengamos, así que si estás pensando en ayudarnos ¡ahora es el momento!

Si lo prefieres también puedes hacer un donativo directamente a nuestra cuenta bancaria o por paypal o bien unirte a nuestra familia como padrino/madrina.