Buenas prácticas para ayudar a los erizos


Los erizos son animales que han sobrevivido a inclemencias y depredadores, pero que en la actualidad y por culpa de la actividad humana sufren una tendencia regresiva cada vez más preocupante.

En países como Inglaterra o Alemania hace años que los estudian y se llevan a cabo todo tipo de campañas de concienciación, se aplican medidas preventivas y existe toda una red de centros que se ocupan específicamente del cuidado de estos animales cuando aparecen heridos.

Sin embargo, en España, hasta hace bien poco eran animales a la sombra, no despertaban el interés de la sociedad ni de las entidades medioambientales y es por ello que se conoce muy poco sobre su estado de conservación, sus hábitos y costumbres, su índice de mortalidad, etc.

Nosotros nos dedicamos a estudiarlos para poder comprender mejor sus hábitos y las amenazas a las que se enfrentan para así poder ayudar a protegerlos. Pero no solo depende de nosotros, pues existen toda una serie de pequeñas acciones a tu alcance que pueden ayudar a minimizar el impacto de la actividad del hombre y hacerle la vida un poco más fácil a estos animales. Al fin y al cabo, un poco de nuestra ayuda no está de más para compensar las miles de muertes que provocamos al año…


Cuidado al volante!

Es evidente que una de las principales causas de muerte causadas por el hombre son los atropellos. La mayoría solo ha visto erizos cuando estan atropellados en la cuneta… y es que nos cobramos miles de vidas cada año.

Así que cuando conduzcas por carreteras secundarias desde última hora de la tarde hasta la madrugada, no corras y presta mucha atención a la calzada.

Cuando un erizo siente un vehículo acercarse su instinto es hacerse bolita para protegerse, pero de nada le sirve.. Eres tu el único que puede evitar el atropello frenando o desviandote, y solo podrás hacerlo si conduces a una velocidad adecuada, por supuesto sin poner en riesgo tu seguridad ni la del resto de vehículos.


Basuras

Debido a su desarrollado sentido del olfato y su actitud curiosa, los envases que “dejamos olvidados” en la naturaleza son en ocasiones trampas mortales para los erizos. Bolsas de plástico, latas y todo tipo de envases les resultan muy atractivos para meter el hocico pero luego quedan atrapados en su interior y no pueden sacarlo. Esto les impide no solo ver a su alrededor sino también alimentarse o comer.

Se responsable y respetuoso con el medio ambiente y recoge todo aquello que hayas utilizado o encuentres, los montes y bosques no son basureros!


Redes

Las redes y mallas son muy peligrosas para la fauna salvaje y especialmente para los erizos, puesto que intentar pasar a través de los agujeros pero quedan atrapados, y al hacerse bola los hilos les presionan de tal manera que les pueden provocar serias heridas.

Así pues, toma especial atención en no dejar redes a su alcance, y si tienes que colocarlas por alguna razón, tómate algún momento al día para revisar que no hay ningún erizo u otro animal atrapado.


Piscinas, balsas y acequias

En algunas zonas las piscinas y balsas resultan una perfecta fuente de agua para los animales silvestres, pero en ocasiones caen en ellas y si el bordillo está demasiado alto y no hay ningún sistema a su alcance para salir, aunque sepan nadar, acaban agotándose y muriendo ahogados.
Puedes poner alguna madera (y la vas sustituyendo a medida que se ablande/pudra) o plástico a modo de rampa, y así los animalitos que caigan podrán salir por su propio pie.


Pesticidas y otros tóxicos

Si tienes un huerto y los erizos lo visitan… enhorabuena! Tienes un aliado perfecto contra las plagas de algunos invertebrados, ya que se alimentan principalmente de caracoles, babosas y escarabajos.

Ahora bien, si para eliminar a estos invertebrados utilizas productos químicos y tóxicos, de forma indirecta estarás también envenenando a quienes se alimentan de ellos, como es el caso de los erizos, otros pequeños mamíferos y aves.

Así que procura utilizar productos naturales que no resulten tóxicos y no los dejes al alcance de cualquier otro animal, se cuidadoso y respetuoso con la naturaleza y no conviertas tu huerto en una trampa mortal para los animales que pueden ser tus aliados.

De la misma manera, aunque tu no tengas un huerto ni cultives tu propio alimento, compra productos ecológicos a aquellos productores que lo hacen de forma ética y responsable en lugar de financiar explotaciones que acaban con la vida silvestre.


Herramientas de jardín

Las herramientas como podadoras, cortasetos, cortacésped, motosierras, rastrillos, etc. son una de las principales causas de lesiones graves que podrían evitarse simplemente echando un vistazo en la zona antes de utilizarlas.

Piensa que las púas les protegen de los colmillos o zarpas de algunos animales, pero ante maquinas motorizadas o afiladas como estas no tienen nada que hacer… así que toma unos minutos antes de empezar a trabajar para asegurarte que no hay ningún animal al que puedas herir!


Montañas de hojas y restos de poda

Como animales nocturnos que son, durante el día buscan lugares en los que resguardarse..¿y que mejor que un montón de hojas y ramas secas? El problema viene cuando, sin pensar en que puede haber animales cobijados, se realizan quemas de estos restos y desafortunadamente los animales que se encuentran durmiendo debajo no tienen tiempo de salir.

Por eso, si vas a quemar maleza, brozas o maderas, ¡asegúrate de que no hay ningún erizo u otro animal escondido antes de prenderle fuego!


Agujeros y huecos

Se cree que los erizos no tienen demasiado desarrollado el sentido del espacio y en ocasiones ante un desnivel “se dejan caer”. También se sienten especialmente atraídos por pequeños huecos oscuros.

Para evitar que caigan en agujeros de los que no puedan volver a salir o queden atrapados en algunos huecos, procura mantenerlos tapados colocando rejillas para que no puedan acceder o rampas para que puedan salir.